Seguir una carrera de MBA con significado: Emprendimiento social

Hasta el año pasado Ashwin Halgeri nunca había escuchado el término ‘emprendedor social’. Hoy es uno.

El estudiante de MBA de la Escuela de Administración de Kellogg fundó EduIndia, una startup que intenta fomentar el acceso a la educación en la India, que ganó recientemente una competencia de inversión sostenible organizada por el banco Morgan Stanley.

“No es filantropía, no estoy regalando dinero”, dice Halgeri. “Pero quiero algo más que retornos financieros: quiero tener un impacto”.

La razón del cambio, dice Megan Kashner, directora de impacto social en Kellogg, es que más estudiantes buscan significado en su carrera, explorando cómo los negocios pueden ser una fuerza para el bien. “Los millennials esperan poder llevar sus valores al trabajo”, dice ella.

El emprendimiento social ya no es una actividad sin fines de lucro

Un catalizador de este cambio de actitud es que los académicos, ejecutivos y estudiantes ya no consideran el emprendimiento social como una actividad sin fines de lucro. Las empresas sociales demuestran cada vez más que pueden ser tanto rentables como socialmente eficaces. “El campo está evolucionando con el surgimiento de las corporaciones B, entidades con fines de lucro impulsadas por una misión”, dice Erin Worsham, directora ejecutiva del Centro para el Avance del Emprendimiento Social de Duke Fuqua.

Por ejemplo, una de las nuevas empresas sociales más exitosas de la Escuela de Negocios Saïd de la Universidad de Oxford es M-Kopa, un operador solar fuera de la red que ofrece energía limpia a los consumidores en Kenia, Uganda y Tanzania. Fundada en 2011 por Jesse Moore, obtiene ganancias al vender energía solar de pago por uso a los hogares, lo que reduce su dependencia de las costosas lámparas de queroseno que emiten gases nocivos para la salud y son susceptibles a cortes de energía frecuentes. M-Kopa ha conectado más de 500 000 hogares, ofreciendo ahorros proyectados de 300 millones de dólares estadounidenses y reduciendo las emisiones de CO2 en 400 000 toneladas.

Los profesores de Oxford tienen como objetivo ayudar a los estudiantes emprendedores a lograr rendimientos sociales, ambientales y financieros medibles. En 2003, la escuela lanzó el Centro Skoll para el Emprendimiento Social, que ofrece becas a los MBA que buscan soluciones empresariales para los desafíos sociales y ambientales.

“En esta era de disrupción global, existe una necesidad urgente de acelerar el progreso a través de la innovación social”, dice Peter Drobac, director del centro.

Duke’s Worsham cree que el espíritu empresarial social se está convirtiendo en una parte integral de los MBA, en lugar de simples materias optativas.

La mitad de los MBA de Duke participan en el emprendimiento social

“En Fuqua, la mitad de la cohorte de 450 MBA está involucrada en el emprendimiento social de alguna manera”, dice ella. “Estamos integrando el impacto social en todo el plan de estudios”.

Los MBA de Duke pueden participar en el curso “Programa para Emprendedores”, en el que forman equipos, crean una idea para un emprendimiento social y elaboran un plan de negocios en clase. Durante el verano entre los años uno y dos del MBA, pueden inscribirse en el programa «The Launchpad» en lugar de una pasantía corporativa. Reciben US$10.000 para desarrollar sus empresas sociales o cubrir costos de mantenimiento.

“Incluso si no terminan iniciando su propia empresa, desarrollan un conjunto increíble de habilidades y experiencia para llevar a un futuro empleador potencial”, dice Worsham.

Además de los módulos básicos de MBA en finanzas, estrategia y contabilidad, las habilidades que los emprendedores sociales necesitan para tener éxito son cada vez más «blandas». “Los MBA necesitan empatía, habilidades de trabajo en equipo y resiliencia”, dice Worsham.

Patrick Beattie, cofundador de Redbird Health Tech, que ofrece pruebas de diagnóstico para una variedad de enfermedades a través de farmacias en Ghana, es un ex estudiante de MBA de Oxford. “La cohorte diversa me ayudó a pensar en diferentes modelos comerciales que alinearon la sostenibilidad con el impacto”, dice. Redbird Health Tech ocupó el segundo lugar en los Skoll Venture Awards anuales y ganó £7500 que Beattie usará para obtener sus primeros clientes.

Un MBA no es un boleto de oro para el éxito

Sin embargo, un MBA no es un boleto de oro para el éxito. El mayor desafío que enfrentan los emprendedores sociales es el agotamiento, dice Worsham de Duke. “Hay una gran satisfacción que proviene de una carrera en la que usas tus habilidades para tener un impacto”, dice ella. “Pero estos son problemas complejos que los empresarios están tratando de resolver. Puede ser un desafío mantener el ritmo y la urgencia necesaria para ser efectivo. Debes ser extremadamente apasionado para lograrlo”.

Pruebas psicométricas para MBA: una introducción

Pruebas psicométricas para MBA: una introducción

Conozca las pruebas psicométricas utilizadas por los empleadores de MBA ...
Leer Más
directorio de programas

directorio de programas

Más filtros Más filtros Rankings 01 - 100 Rankings 101 ...
Leer Más
Discover what Apple are looking for from their MBA hires

Historias de ex alumnos – Rashi Gupta, MIT Sloan MBA ’13

Apple es el tercer empleador más popular a nivel mundial ...
Leer Más
Top 10 Reasons to Specialize in a Career in Operations Management main image

Las 10 razones principales para especializarse en una carrera en administración de operaciones

La gestión de operaciones se aplica a cualquier industria, función, ...
Leer Más

Deja un comentario